Las erratas... hay, las erratas



El querido corrector de mis libros es chileno. Eso significa que cada libro que escribo es enviado a la otra punta del mundo, y me es devuelto pulido, limpio y bien restregado.

Pero esta vez pensaba que ya había pasado mi última obra por sus manos, por sus benéficas manos. Pero, he aquí, que me había olvidado de que él solo había enviado la segunda tanda de correcciones.

Mañana espero acabar de incorporar la tercera entrega de erratas. Así que no me enviéis erratas porque mañana espero subir la versión sin letras cambiadas de sitio o repetición de palabras. Lo peor es cuando me envía una mejora que me sugiere al contenido del texto. Porque, entonces, tengo que leer y releer el texto para captar dónde está la mejora, y algunas de sus sugerencias son muy sutiles.

Si encontráis erratas en alguno de mis libros, no le echéis la culpa a este amigo chileno. El pobre necesitaría estar náufrago en una isla desierta para poder revisar toda la Biblioteca Forteniana. Pero su capacidad correctiva me deja impresionado. No os podéis imaginar lo ardua que es esa tarea, el tiempo que implica, y la cantidad de miles de páginas que ha cribado. Este hombre ha sido un regalo de Dios. El Señor lo ha puesto en mi camino.

Desde aquí y delante te todos, te doy las gracias.

Let's block ads! (Why?)

10:06

Publicar un comentario

[facebook][blogger]

SacerdotesCatolicos

{facebook#https://www.facebook.com/pg/sacerdotes.catolicos.evangelizando} {twitter#https://twitter.com/ofsmexico} {google-plus#https://plus.google.com/+SacerdotesCatolicos} {pinterest#} {youtube#https://www.youtube.com/channel/UCfnrkUkpqrCpGFluxeM6-LA} {instagram#}

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets