El día del Señor: domingo 32º del T.O. (C)

Todo se acaba con la muerte, afirman algunos como estos que negaban la resurrección y abordaron a Jesús. El Maestro les contestó a la pregunta que planteaban que Dios es un Dios de vivos, no de muertos.
"Espero en la resurrección de los muertos y en la vida del mundo futuro". Esta última afirmación del Credo, constituye la respuesta cristiana a la esperanza radical del hombre. No se puede vivir instalado permanentemente en la duda, el temor, la inseguridad. 

No se puede vivir sin esperanza. Incluso en aquellos casos en que no se cree en nada ni en nadie, la criatura humana siempre se aferra a algo o a alguien. Es la intuición o el anhelo profundo de que el mal, en cualquiera de sus variantes, no tendrá la última palabra. Sin embargo, la muerte es el aplastamiento total y sin remedio de toda esperanza terrena.
Del corazón humano emerge esta pregunta: ¿Nos convertiremos en ceniza o seguiremos viviendo de otra manera? Si la ciencia asegura que nada se crea ni se destruye sino que se transforma -la naturaleza no conoce la extinción sino la transformación-, ¿quiere esto decir que nos convertiremos en polvo cósmico integrándonos en la energía total?
Sí, nos dice el Señor, hay quienes serán "juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos". Conviene recordar esto frente a los que defienden que al final de los tiempos tendrá lugar la restauración de toda la creación, incluido el mal que hay en ella. Demonios y condenados tendrían al final un sitio en el gran cuadro de la nueva tierra y el nuevo cielo. Así, los golpes que el mal causó a la humanidad, surcándola de injusticias, de llanto y muerte, serían lo que el cincel y el martillo para la realización de la obra de arte (Apokatastasis).

Lucas 20,27-38

 En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: - Maestro, Moisés nos dejó escrito: Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano.

Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella. 


Jesús les contestó: - En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección.

Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor "Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob". No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos."

Juan Ramón Domínguez Palacios

http://lacrestadelaola2028.blogspot.com/

Let's block ads! (Why?)

03:24

Publicar un comentario

[facebook][blogger]

SacerdotesCatolicos

{facebook#https://www.facebook.com/pg/sacerdotes.catolicos.evangelizando} {twitter#https://twitter.com/ofsmexico} {google-plus#https://plus.google.com/+SacerdotesCatolicos} {pinterest#} {youtube#https://www.youtube.com/channel/UCfnrkUkpqrCpGFluxeM6-LA} {instagram#}

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets